El secreto de mi alumna

Bárbara:
“Saliendo del colegio me dirigí a casa, el último año estaba siendo pesado, el profesor de literatura siempre estaba ahí en la misma esquina esperando su auto para irse, era el papacito del colegio, casi todas nos moríamos por él, alto, con un poto tan rico, que daba ganas de nalguear, así me bromeaba con mis amigas, todas lo adorábamos, pero él quién era casado no se iba a fijar en ninguna de nosotras, a menos que alguna loca se atreviera a seducirlo.
No éramos feas teníamos eso que pocas tienen, la picardía de poder dejar a los chicos babeando con solo sacar la lengua, o pasar junto a ellos, pobres aguantados, pero él, era distinto, alto, imponente, maduro, tan guapo.
Seguí caminando y pase por su lado, lo quedé mirando, él se percató de ello, al parecer, porque su mirada me siguió, lo que necesitaba era llamar su atención. En clase cada mañana de 8 a 10 de la mañana, me sentaba en el último asiento y lo quedamos mirando con mis amigas, prestamos atención, pero siempre lo miraba fijamente y cuando hacía una pregunta, acomodaba mi cabello suavemente.
Lo empecé a observar cada vez que terminaban las clases, a seguirlo al paradero, me acomodaba la falda al punto de ser una mini y mi camisa al punto de estar casi escotada y pasaba junto a él, esa era mi rutina diaria para llamar su atención.
No tenía tiempo para poder seguirlo hasta su casa, mis padres me tenían liada, y yo aprovechaba mi tiempo libre para hacer cosas y conseguir lo que quería.

[WhatsAppLock texto=»Hola 😉 si quieres leer historias +18 sin censura, te invito visitar https://libroerotico.com» total=»5″ url=»»]

El profesor:
Todas las mañanas veía a bárbara en la escuela, 8:30 am en el salón de clase, con ese uniforme a cuadros, inocente y una mirada de matadora, trigueña, cintura pronunciada, piernas firmes, siempre tenía una actitud llamativa en mi clase, parecía que trataba d ellamar mi atención y me dejaba con mucha curiosidad, de vez en cuando me robaba unas erecciones que tenía que disimular sentándome en el escritorio a dictar la clase.
Pasaban los meses y su actitud conmigo a la hora de clases no cambiaba, cierto día a la salida de la escuela, la veo cruzar la calle, y como no tenía nada que hacer me animé a seguir su camino desde una distancia prudente, como curiosear.
Mientras caminaba observaba su piel trigueña, me llamaba la atención, no era tan voluptuosa, casi plana, pero con esas curvas en la cintura tan finas y unas piernas que se notaba que hacia ejercicio.
Me moría de ganas por tenerla entre mis piernas, sentía que ella me seducía en clase, pero era solo una fantasía el observarla cada mañana en el salón.
Llegó hasta un barrio residencial, muy acomodado, me sorprendí, nunca pensé que ella viviera donde los ricos pueden limpiarse el sudor con billetes, este barrio era exclusivo, sin embargo, lo raro era que estudiaba en un colegio de clase baja, vaya mundo, un rico en un colegio. del pueblo, seguro no era tan inteligente para aprobar en una de esas escuelas para millonarios.
Me conformé con verla a lo lejos como entraba a una casona realmente enorme.

Estaba con la cabeza caliente después de ver su recorrido de hoy; Sin pareja, ni novia, así que me animé a saciar mis deseos yendo a una calle que me habían recomendado donde había chicas que cumplirían cualquier deseo que tuviera, esperé que se haga de noche, y me encaminé, no eran tan lejos, era una calle con luces rojas, rosas, algo transitada, se notaba el ambiente de éxtasis y drogas, había muchas chicas afuera esperando un cliente se acerque, agrupadas en varias casas, veía como cuando un chico pasaba se le acercaban y le susurraban junto con alagos y precios de sus servicios, los arrinconan discretamente “mi amor, ven aquí te atenderé bien, todas las poses, y extras si deseas” , veía blancas, trigueñas, morenas, tetonas, potonas, transexuales, travestis, pero hasta el momento ninguna me llamaba la atención, quería probar algo diferente, Bárbara no se iba de mi mente, hasta que un tipo que estaba como vigilante en una casa se me acerca y le pregunto.

– Hey amigo, ¿no te animas?, tengo aquí señoritas A1, maduritas, tetonas, blanquitas.
– ¿todas son tías? ( es decir más de 30)
– SI amigo, pero si quieres algo especial, yo te doy el dato, solo dame una propinita.
– ¿propinita?, si tu voluntad nomás.
Saco un billete de 10 dólares, y se lo entrego.
Huy mira, aquí todo discreto, si buscas primerizas, calladito nomás, ves esa casa blanca con luces en la puerta.
¿Esa la de la esquina?
si esa, no señales, te paras ahí y verás tu mismo, en el callejón primerizas, jóvenes, recién saliditas, egresadas, peladitas. Uff, lo mejor tú ya sabes para qué especificar.
¿Todo legal?
Esa pregunta, claro pues amigo todo legal, pero sé discreto nomás, ahí piel 10 estrellas

– Gracias.
– SI ve nomás, gracias por la propinita.

10 dólares por un lugar que estaba al frente junto aun callejón, ojalá no me haya estafado el tipo. Me encaminé hacia tal lugar y estando cerca comienzo a observar que efectivamente había, chicas, jóvenes, se notaba, tenían cara de inocentes, comencé a pasar pro el callejón, muy lindas, hermosas, no podía calcular la edad, pero parecía que no terminaban la escuela, aunque el tipo me dijo que eran legales, cada una estaba sola, pero igual había un tipo como Cuidando, comencé a pensar en teorías, pero no era mi problema, observé a cada una de pie a cabeza, saber quién estaba más deliciosa, con vestidos pegados, colores pastel, blanco, hasta que me percato de una figura con vestido plomo pegado, me pareció raro, ese peinado, esas caderas, muy raro, hasta que me acerqué más y la veo de perfil, no tenía por qué equivocarme, ese rostro, esa piel, ¡Dios!, ¡era Bárbara!
-Mierda, mi alumna

[WhatsAppLock texto=»Hola 😉 si quieres leer historias +18 sin censura, te invito visitar https://libroerotico.com» total=»5″]

232 comentarios en «El secreto de mi alumna»

    • Me gusta mucho esta historia, ya la he leído varias veces pero me desamina un poco tener que comentar cada vez que la quiero leer. Aún así vale la pena

      Responder
  1. La verdad no se porque ponen tantas trababa para leer es, es muy interesante el contenido pero es demasiado lo que se tiene que hacer para continuar leyendo

    Responder
  2. Buenísimo, en otro capítulo pa leerlo había que compartir pa seguir leyendo y lastimosamente la página no funciona muy bien y no pude seguir leyendo

    Responder
  3. La historia está interesante, es bastante intrigante lo que va pasar a demás de que da mucha curiosidad de saber que pasó con la esposa del profesor

    Responder
  4. Creo que está genial, me dejaron con la intriga, no soy mucho de comentar pero necesito saber que pasó luego y que tan largo debe de ser este comentario 🙁

    Responder
  5. ¿y luego que pasó? Por que es necesario comentar no sé vale.
    ¿qué tan largo tiene que ser el comentario?
    ¿por qué no la publicaron en wattpad? Son tantas preguntas!

    Responder
  6. Anhelo la otra parte está buenísima, me encanta porque a un amigo le pasó algo muy similar con una de sus estudiantes y ahora no se la saca de encima

    Responder

Deja un comentario

error: Contenido Protegido copyright (©) 2020 | Normas legales

¡Suscríbete a mis historias hot 🔥!

Escribe tu email y recibe las historias en tu correo 100% sin censura 😈

Gracias por suscribirte :D