Me cogí a su Prima

 

—Adrián
— si dime
— acompáñame a la casa de mis abuelos tengo que recoger unas cosas
— pero estoy…
— Acompáñame por favor o no te doy tu regalo
— yaya está bien
— como corres
— natural en mí
Alexa me había invitado a la casa de sus abuelos, quería visitarlos, vivían un poco lejos con sus tíos y su prima, así que era un largo camino por recorrer. No conocía a nadie, solo a su prima, Alexa subía muchas fotos con ella en las redes sociales. Su prima por lo que me comentaba era casi independiente, trabaja con el consentimiento de sus padres a pesar de tener casi ya la mayoría de edad, se hacía valer por ella misma, en el aspecto físico era muy atrayente, le gustaba tomarse fotos sexis, creo que quería ser modelo, me atraía bastante con solo ver sus fotos, eso que ves y dices “le doy” y además por ser la prima de ella, era un morbo riquísimo.
Sin embargo sabía que era un tesoro prohibido, meterme con su prima, no iba conmigo. Lástima que siempre pare junta con Alexa.
En camino a la casa de sus abuelos pasamos antes por un supermercado, ya que Alexa planeaba cocinar para ellos, llegando, Alexa toca, nadie abre, toca nuevamente y nadie abría, esperamos unos minutos y de repente abre la puerta, era su prima, estaba vestida con un short de pijama cortito color blanco y un polo color blanco igual, bastante pegadito; solo abrió la puerta, dijo un vago hola y se retira, al voltear se traslucía su calzón blanco que tenía dibujitos de estrellas amarillas, se veía tenue no lo podría apreciar bien, pero me gustó su sensualidad tierna.,
Me dirigí con Alexa a la cocina y entro una plática aleatoria
— Alexa, ¿Tu prima tiene enamorado? —
Le pregunto mientras comienza a desempacar y cortar las verduras

— Esa loca si, si tiene, pero creo que se pelaron no viste su cara
— Sí, tenía cara de mierda, se fue rápido, seguro que su novio era un inmaduro aniñado.

Era algo sospechoso que pudiera hablar así de su prima, pero tenía mucha curiosidad de saber más de ella, yo solo quería ver si salía una probadita inocentona o algo así, pero dentro de mi mente solo quedaría como una fantasía, sentirla y quitarme este deseo, jamás estaría con ella, sabía que solo era morbo.

Mi relación con su prima no era muy cercana, teníamos roses por mi forma tan arrogante de brindarle mi opinión sobre un problema, como aquella vez que Alexa me pidió una ayuda para ella y yo le escribí directamente a ella.

— ¿Y qué puedo hacer, él ya no me escribe?
Me pregunta su prima con una vos melancólica, aquel día.
— Él solo te quiero para tirar, por tu cuerpo, no te quiere como persona, lo más común es que cualquiera con 15 años mayor que tú, solo te vea como un juguete sexual que usa, coge y tira.

Puesto que si tenía razón, porque a los 3 días de tirar con su enamorado, el tipo la había dejado, ¿y qué esperaba?, ¿qué alguien con 15 años mayor la quisiera? Que no joda, y que aprenda que el amor no nace de la noche a la mañana. Se construye. En fin. Por ese motivo y mi pronóstico fue que comenzó a odiarme.

Ella salía de su habitación
— Hola, monga – dice su prima
Soñolienta y vaga se dirige donde Alexa, vestida con un short de corazones rojos que le dejaba la trasparencia del alma de su calzón rojo y un top blanco.
— Estúpida deja de vagar y ven a ayudarme
No inventes, tengo flojera, ¿y él que hace aquí?, ¿por qué no se va?
— se quedó a almorzar, y si no vas a ayudarme sal, que quiero cocinar tranquila
— ja, ja, ja okey estúpida

— Mira Alexandra — grita su prima—y rápidamente se acerca a ella para pellizcarle el brazo
— Oye estúpida que te pasa – responde Alexa
— Ja, ja, ja
— Mientras ella corre a su habitación

Yo solo me reía mientras tenía la mirada fija en las piernas de su prima que subía a su cuarto. La piel se me erizó, para su edad estaba deseable, la calentura se me subió, necesitaba un respiro.

— Alexa ya vengo iré a la azotea, tengo calor – le digo a Alexa
— Está bien, te aviso para que bajes
— Claro, gritas mi nombre

Apresuré a dirigirme a la azotea, mientras mi morbo se dejaba fluir para tranquilizarme, pasé por el cuarto de su prima pero estaba con la puerta cerrada, al llegar a la azotea me percaté del tendedero, y el sol que quemaba demasiado, pero al lado mío estaba una línea de ropa, un jean, una blusa, medias y mi manjar preferido, ropa interior, tan llamativa, tan sexis, cacheteros, tangas, abuelita, colores bonitos y dibujos atrayentes definitivamente me quedé observando y pensando de quienes serian—, aunque la respuesta era obvia, eran de su prima. No había nadie con estos gustos viviendo en esta casa, me acerqué y con una mirada pervertida, comencé a ver y a escoger en mi mente cuál podría llevarme para satisfacer mi deseo e imaginar que la tenía en mí, necesitaba eyacular, ya que si no la podía tener en persona, por lo menos sentir algo que ella usó sería muy placentero, —maldito pecado de la mente—escogí un calzón con puntos de colores, verde, morado naranja,y coral, una temática dulce, femenina y sexy, era normal ni tan pequeña ni tan abuela, con un borde color morado, me gustaba, y mientras bajaba la acomodaba entre mis piernas, dentro de mi pantalón para poder llevármela, de repente veo que su prima estaba fuera de su cuarto con dirección hacia mí, mientras yo me acomodaba su prenda intima para esconder.

— ¿Qué haces? – dice su prima
Apresuro y me volteo para que no viera el bulto que aún no podía acomodar, pero su prima se queda pensando, no era estúpida, subió a la azotea, vio su ropa y se percató que faltaba algo, — Adrián—Ella grita.— Adrián, ven— la miro, ella me mira,

Gracias por leer, espero te hayas mojado :)

¿Disfrutaste esta publicación? Compártelo con tus amigos y recibe una sorpresa.

Comments (180)

  1. Summy Rosas octubre 16, 2020
  2. Maria octubre 16, 2020
  3. Edwin Gz octubre 16, 2020
  4. Jessi octubre 16, 2020
  5. Xo164 octubre 16, 2020
  6. Gipsy Bell octubre 16, 2020
  7. Jessi octubre 16, 2020
  8. Noe octubre 16, 2020
  9. Maya octubre 16, 2020
  10. Ayelen octubre 16, 2020

Leave a Feedback!

error: Contenido Protegido copyright (©) 2020 | Normas legales