Espiando a mi amiga – Sexo espía | Parte 1

En el barrio, la escuela, la ciudad, siempre habrá una amiga que es la más atrayente,por ejemplo en mi barrio estaba mi amiga Lucia, una chica de piel blanca, con grandes senos, y con labios carnosos, su larga cabellera ondulada y su fisonomía de modelo la hacían una chica muy hermosa, no tenía mucho trasero, pero eso no le impedía deslumbrar a los chicos cuando pasaba por su lado, sin embargo la considerábamos una chica de casa, reservada y que obedecía siempre con respeto a sus padres, se comportaba de forma tranquila, pero cuando entraba en ambiente se prestaba para las bromas y escándalos, no era de contar las cosas que hacía, básicamente lo poco que sabíamos y porque la veíamos era de la escuela a casa, y de casa a la escuela, tenía un trabajo de medio tiempo, pero por la situación de la pandemia ya no continúo laborando, no iba a fiestas y las pocas reuniones que salía era con nosotros, sus amigos de barrio , un grupito de 7 personas, muy unidos que siempre nos apoyábamos, a pesar de eso Lucia siempre ha sido la más reservada, vivía solo con su mamá, en una casa normal, ni tanto, pero tampoco poco entre los 7 era la más rara.

Se acerba su cumpleaños y nos había invitado para una pequeña reunión que haría en su casa el día sábado, aún faltaban 2 días, así que tenía tiempo para poder comprarle algo, ingresé a internet a esas tiendas en línea que venden de todo, ella amaba los peluches, especialmente los grandes así que era el regalo ideal, entre búsquedas y más búsquedas encontré un anuncio donde se vendía unas cámaras muy pequeñas, cámaras espías con conexión a wifi, lo vi curioso y raro, así que comencé a leer, de repente mi mente empezó a imaginar cosas morbosas que se podrían hacer, mi lado pervertido se había activado ¿qué pasaría si en el peluche escondiera una cámara que grabara todo lo que hace? — sería muy morboso, voyeur, muy descarado, pero a la vez muy peligroso, ya que si me descubría me llevaría la pelea del año y quizás hasta términos legales. Leí más detalles de la cámara y lo interesante era, que era tan pequeña que pasaba desapercibida como si fuera un botón, similar a un ojo de peluche , entonces estaba demasiado bien, solo tenía planear muy bien para no equivocarme y lograr ver si podía camuflarlo en un peluche y satisfacer mi morbosidad.
A pesar de ser amigos nunca la he visto con falda, más que con jeans, y su blusa, lo único abierto que tenía eran las mandas, pero sus formados senos si eran notorios, pero nunca usaba nada escotado, así que esto no podía salir mal.

Busque un peluche que tenga los ojos negros, de un tamaño considerable, vi uno de color marrón, de un oso, un tamaño considerable , era grande así que lo ordené, sin antes olvidar la mini cámara espía.

Mientras esperaba a que llegaran el día de mañana, comencé a idear mi plan, sin embargo un momento de conciencia entró en mí, — sé que es mi amiga, y yo como amigo no debería hacer esto, sé que está mal, pero estas ganas de verla, aunque sea de lejos e imaginarla, sin grandes — esa curiosidad y miedo a la vez me llamaba la atención.

Plan
1. Abrir el peluche con cuidado para evitar dañarlo
2. Pegar la cámara con silicona detrás del ojo del peluche
3. Sincronizar con mi celular e iniciar las pruebas
4. Sellarlo como si nada pasó

Peligros
1. Que se dé cuenta
2. Me denuncié

soluciones
poner de excusa que yo no sabía y eliminar todo rastro de mi celular, formatearlo.
Huir del país, bueno esto no era una opción.

Tenía que salir bien, deducía que lo guardaría en su habitación, y esta impaciencia hacía que me piquen los testículos, la sensación de mi semen se desesperaba, mi glande sentía cosquilleo, entré a Facebook , e ingresé a su perfil, comencé a ver sus fotos y empecé a masturbarme, que sensación tan placentera, observarla e imaginar que me corría en sus senos, de arriba abajo movía mi pene, jalada, tras jalada, hasta que apresuré el ritmo y comencé a hacerlo de forma brusca para eyacular , delicioso, mi semen salió salpicándome, fue una rica eyaculación de ,i leche sobre mi cama antes de dormir.

Por la mañana espere pacientemente que llegaran los pedidos, salí a comprar pegamento , una tijera e hilo para poder realizar mi cometido, su cumpleaños era mañana sábado y solo tenía lo que restaba del día para tener listo el peluche.

Tocan la puerta, era el repartidor, llegó el peluche y la cámara, vaya que era grande, fue difícil sostenerlo con una mano, subí a mi habitación, cerré la puerta,wao, este peluche media aproximadamente 150 centímetros y la mini cámara que era del tamaño de una uva. Comencé a leer las instrucciones de como se usaba, para mi sorpresa que no había recordado, también tenía visión nocturna, era espectacular, una preciosidad, la batería solo duraría 32 horas, así que no tendría mucho tiempo de ver, además tenía que tener suerte de que al menos captara algo, en el peor de los casos si no grababa nada, pues nunca se daría cuenta, ya que es difícil percatarse de algo así, para mi suerte olvidé que el peluche era musical, y que usaba batería, atrás tenía una pequeña abertura donde se podía ver la batería, y sabía que estas baterías duraban meses, observo bien y el conector que hacia la música era por usb, y la cámara también, ¡qué suerte! Emocionado, conecte la cámara a la batería y esto me daría por lo menos más de 1 mes.
Comencé a realizar mis pruebas, a ver que tal se vería, y también cómo sería si estuviese todo apagado de noche, encendí mi celular, descargué la aplicación, lo sincronicé con el wifi y comencé a ver, la calidad era muy buena, perfecto para poder ver los detalles, y apreciar esos senos que tanto quería saber de qué color eran sus pezones, y lo suficiente claro para ver si tenía bellos en su zona íntima, el sonido que captaba no era tan bueno , puesto que estaba dentro del peluche, pero si subía todo el volumen de mi celular, si podía escuchar algo. Comencé a alistar todo, ajusté bien la camarita, enganché y pegué la batería, para que no se sintiera y quite el sticker que decía que era musical, ya tenía listo mi oso espía, el regalo más pervertido que se me pudo ocurrir.
Sin embargo rogaba que no tuviera mala suerte y lo ponga en otro lugar , o lo guarde o le tire ropa encima, cruzaba los dedos para la buena suerte.

Sábado por la tarde, nos reunimos los 7 en la casa de la cumpleañera, Lucia, obviamente, Adrian, Ximena, Sara, Vanessa, Dani y yo.
Como era un enorme peluche decidí ir una hora antes, llegué a su casa
— Hola, Fabricio — me queda mirando
— Hola, lucia, Feliz cumpleaños
— ¿y ese peluche tan grande?
— Es para ti toma sé que te gustan los peluches y como buen amigo te regalo un inmenso
— ow, gracias, Fabricio está hermosísimo
— Solo cuídalo no lo tengas guardado
— Ven pasa, pasa
— gracias
— Lo subiré a mi habitación, ya vengo
Todo salía bien, con eso sabría que estaría en un lugar perfecto, pero recordé que tenía que sincronizarlo a su wifi, si no, no serviría
— Espera déjalo aquí para que envidien mi regalo
— ja, ja, ja uy, ya está bien
— dame lo pondré por acá — le digo
— Está bien ¿deseas tomar algo?
— si clara gaseosa
— pensé en agua
— graciosa estás
— ja, ja, ja solo te molesto, está bien gaseosa

Mientras se iba a la cocina , aproveché en apretar pro sobre la tela el botón para sincronizarlo con su wifi, cogí mi celular y
Lucia cuál es la clave de tu wifi
— Es LuciBoni123
— ja, ja, ja esa clave
— no te rías o te apago el wifi
— ja, que ánimos
coloqué la contraseña, y listo sincronizado, ya podía ver todo.
Pasando 15 minutos ya todos llegaron, su mamá había preparado bocaditos, un poco de tragos, y comenzamos a platicar, al principio me molestaban por el tremendo peluche que había llevado, le regalaron, carteras, ropa, cosas de chicas.
Comenzamos a pasar una velada tranquila conversando, entre tragos, bromas, un clásico karaoke, yo quería seguir en la reunión, pero también quería que todos nos fuéramos para ver qué hacía ella, ya que el peluche lo había dejado en el mueble que estaba junto a la ventana.
Tragos y el clásico canto de feliz cumpleaños donde pidió su deseo, ya estábamos un poco mareados, y eran las 2 de la mañana, decidimos irnos por la hora y para no fastidiar a su mamá, no sin antes recordarle
— cuidado se cae lucia — del mueble — le dije , con la excusa de que lo moviera.

Contenido Bloqueado
Este contenido esta bloqueado, agrega un comentario para desbloquearlo!

304 comentarios

  1. Muy interesante, muy buena imaginación tienes para crear estas historias haces que lo imaginé tal cual lo escribes 👌

Deja un comentario

error: Contenido Protegido copyright (©) 2020 | Normas legales