Te toco por 1 dólar

En la escuela me consideraban bonita, pero no por mis rasgos, si no por la fortuna que tuve en tener una cola pronunciada.
Era trigueña casi morena, con cabello ondulado, no tenía tetas, pero si una cintura que acentuaba mi enorme cola, mientras mis amigas agraciadas  se arreglaban y tenían al chico más guapo, yo hacia caso omiso a los piropos e indirectas que me enviaban los de mi escuela, mi cuerpo era muy llamativo para ellos.

Le caía bien a todos, se divertían conmigo, en una encuesta entre los hombres del salón por saber quien era la chica más bonita el resultado era el siguiente:

– 1 . Camila
– 2 . Mafer
– 3 . Cristina

Estaba en primer lugar y eso me alagó, sabía que mi cola despertaba pasiones a mis compañeros y más de uno siempre me quedaba mirando a la hora de la formación, a pesar de que llegaba tarde porque no me gustaba usar la falda larga como el reglamento indicaba, 3 dedos bajo la rodilla – pequeña tontería que no cumplía- me hacían quedar 1 hora por no respetar el reglamento, ya tenía todas las llamadas de atención en el cuaderno de control, pero ni modo, me daba lo mismo.

Un día entre compañeros comenzaron a hablar de esas chicas que tenían sus anuncios en el periódico, que ofrecían servicios por dinero, apuntaban los números y llamaban para molestar, – aló a cuanto el servicio – 35$ la hora corazón ¿qué incluye? – trato de pareja, caricias, besos, penetración vaginal, oral y poses. Yo haciéndome la distraída escuchaba todas las tonterías y cochinadas que hablaban. Pero dentro de mí decía ¿tan fácil se la llevan en una hora?

Los chicos se emocionaban y algunos se ponían a contar su dinero y en son de broma decían – ta mare no me alcanza-. – Oye y si alquilamos  a tu mamá, Oye ¿cuánto tu hermana?, Ninguno llegaba al monto, y eso me dio una idea algo loca. ¿si ellos pagarían por una puta, pagarían por alguien que les toque? Tenía esa duda, ¿y si fuera yo?, ¿cuánto cobraría a mis compañeros? Ideas locas pasaban por mi cabeza, pero a la vez estaban muy interesantes.
En casa me ponía a pensar en esa idea de generar algo de dinero, y solo recordaba lo fácil que se llevaban esas chicas, pero ni loca me iba a meter, no cumplía los requisitos para estar así y tampoco quería vivir de eso, por lo menos por ahora, pero también quería comprarme cosas, además la escuela no me daría tiempo y mucho menos mis ánimos eran tan altos como para acostarme con alguien que no conocía, ugh no, viejos, feos o enfermos no, no.

Divagando y hablando con mí misma ¿qué pasaría si dijera que cobro 1 $ por tocarles el trasero o por tocarles unos segundos sobre el pantalón? ¿Me pintarían de puta? ¿1 $ será muy poco por unos segundos para sentir penes pequeños en mis manos sobre pantalones? ¿Me dirían que estoy loca? Loca estaba, desesperada no, pero esta alocada me despertaba inconscientemente unos deseos de morbo y adrenalina ¿tocar pollas por 1 dólar? Ja, ja, ja, me reía, ¿cuántos comprarían?

Al día siguiente de escuela cuando todos mis compañeros se fueron al break, me senté al lado del círculo que formaban algunos, 3 hombres y 2 mujeres, eran los más alejados de los grupos populares, y entre broma y risa les dije – oye Diego, si me das un dólar te toco la polla por encima del pantalón.

Todos se quedaron callados como diciendo ¿qué?
Sonrió, se sonrojó y algunos emitieron carcajadas

– uy, Diego se te hizo- se escucha decir

– jaja habla bien ¿es en serio Camila? –
– Oye Camila ¿estás borracha? – dice Alexa
– No mongolita
– Ja, ja, ja esto tengo que verlo – dice Daniela
– Par de estúpidas dejen de reírse, va en serio
– Ya pues, no se rían, estuve pensando, pero para ustedes nomas, además, es por encimita o qué ¿le tienen miedo a mis manos o que te lo corte Dieguito?
– Uhmmm… se da la putería – dice Daniela
– Más puta eres tú por tirarte al profe, le respondo
– Cállate babosa jajaja – responde Daniela
– ¿Se les encoge los huevitos amiguitos?

Se miran entre ellos… riéndose y avergonzados, hay los hombres cuando uno les da lo que quieren no son machitos.

– Yaya yo le entro, saca un dólar- escucho decir a Luigi
– No, pero es que no tengo, ¿te puedo pagar mañana? – dice Diego
– Yo, yo, yo tengo un dólar – dice Mauricio
– Préstame -dice Diego,
– pero me devuelves el doble -responde
– A no mames
– a, si quieres también-
– Yayaya ¿pero en serio Camila?
– Sí, es un dólar solo por unos segundos, solo encimita okey

Yo los miraba como buscaban 1 $ para que yo pase mis manos por su pene, me miraban mis amigas avergonzadas y asombradas, yo estaba muy relajada, total no me había desnudado, ni mostrado ni nada de eso, es como coger de un brazo, pero pequeñito. -ja, ja, ja- me reía sola

Contenido Bloqueado
Este contenido esta bloqueado, agrega un comentario para desbloquearlo! NOTA: si comentas palabras raras como \"saokaskdjaskjjjj\" bloqueare tu ingreso y no podrás volver a leer ninguna historia jamás ya que puedo ver de que pais, ip y de donde es el comentario.

45 comentarios en «Te toco por 1 dólar»

  1. Jaja, pensándolo bien, es un muy buen negocio, no es mala idea, ganas bien y tú no tienes que hacer nada más que tocar y sentir texturas y temperaturas diversas

    Responder
  2. Buen relato para comenzar, siento que vendra más.
    Y con picante extra.😁
    Asi que esperare paciente la siguiente parte.
    Viniendo de tus manos y mente esto se pondra bueno.😊
    🤗

    Responder
    • Buen relato para comenzar, siento que vendra más.
      Y con picante extra.😁
      Asi que esperare paciente la siguiente parte.
      Viniendo de tus manos y mente esto se pondra bueno.😊
      🤗

      Responder

Deja un comentario

error: Contenido Protegido copyright (©) 2020 | Normas legales

¡Suscríbete a mis historias hot 🔥!

Escribe tu email y recibe las historias en tu correo 100% sin censura 😈

Gracias por suscribirte :D