El Personal Training | Parte 2

El tiempo se hizo eterno, ambos en la cama, quietos, en plena pasión desbordante, Nicole nerviosa, un pcoo confundida.

– ¿Te sucede algo?
– No.
– Entonces.
– Es que…
– ¿Si? dime que pasa
– No lo he hecho antes.

Enrique se queda callado, sorprendido en sus facciones, esa duda en su mente
– En realidad, me sorprendes, no creí que tú…
– ¿Qué yo fuera virgen? – lo dice mirando hacia el lado –
– ¿Es en serio?, no me estás bromeando.
– Sí, es enserio – se intimida –
– Bueno es que la verdad no sé qué decirte.
– Solo abrázame.

Nicole se levanta y se prende fijamente sobre Enrique, él al ver esa sensibilidad de ella le pregunta.

– ¿Te sientes segura de hacerlo?

Ella lo mira, en sus ojos se refleja un brillo de éxtasis y ternura.

– Sí, sí quiero. – acentúa con su cabeza y una vez suave

[lock_comments]

Enrique la echó sobre la cama, comenzó a acariciarla lentamente con sus fuertes manos, riendo sobre su rostro jugando con su nariz y bajando su mano lentamente hasta su ombligo donde sabía que ella se erizaba, ella suspiro, siguió bajando hasta su calzón morado, la acaricio con sutileza, comenzó a introducir su mano sobre este, ella no puso ninguna resistencia, se sentía libre, se dejó llevar, sintió el primer contacto en su clítoris, cerró los ojos, suspiró, Enrique seguía jugando ahí, con movimientos circulares sobre sus labios húmedos, ella bajó su mano cogió su brazo y lo movió indujo que quería sentir más, él bajó hasta su abertura nunca tocada, hacía juegos de subida y bajada, la humedad que desprendía Nicole facilitaba las cosas, se besaban, sus lenguas entraban en un baile de deseo, su éxtasis insaciable pedía más, retiró el calzón de Nicole lentamente, separó sus piernas, esta vez ella se estaba entregando, segura de sí, retiro por completo su calzón mojado, lo vio, y con sus manos bajó su bóxer y observó cómo su miembro estaba al resplandor imponente.

– Mierda – dijo en su mente – ¿todo eso entrará?

Se sonrojó y con una risa coqueta lo tocó, lo estimuló unos segundos con suaves movimientos, un poco torpe, Enrique se quitó por completo la ropa interior, se posicione sobre ella, bajo su mano a colocar su miembro en la abertura lentamente, ¿ya estás lista? Le preguntó. Nicole respondió moviendo la cabeza, estaba muy lubricada, Enrique comenzó a ingresar con su pene mientras observaba la cara de Nicole estaba con los ojos cerrados mientras sus labios hacían un pequeño agujero de suspiro, comenzó a entrar más, de forma muy suave, no hubo mucha fricción pero si una presión de ingreso, Nicole inmediatamente emitió un gemido muy largo mientras clavó las uñas en la espalda de Enrique, lo besó con locura mientras él seguía entrando un poco más, lentamente, despacio, ella suspiró, él comenzaba a moverse un poco más, sus uñas yacían perennes en su espalda, los movimientos comenzaron a tener ritmo y el gemido de Nicole aumentaba, se escuchaba con más intensidad mientras Enrique seguía aumentando el ritmo hasta el punto donde encontró el punto ideal y Nicole empezó. ¡Sí, ahí! Eso aceleró a ambos, el sonido de choque de la piel estaba cambiando todo, los fluidos aumentaron, era un desliz intenso para ambos la sensación estrecha que sentía Enrique, era una droga pura y la presión que sentía Nicole era una adicción narcótica. Ambos olvidaron le momento en cuál la penetró por completo, esa pequeña brecha de separación entre himen y la virginidad ya estaba rota.

¡Más, quiero más, sí! Decía ella. Enrique levantó sus piernas y las colocó sobre sus hombros, observó su vagina cómo marca la línea ex virgen que tenía, las gotas de sangre no importaron, parecía una piel de niña, rosa y suave, era la montaña más pura que él jamás había probado antes, una pelvis muy cuidada que encendía más a Enrique, la arrimaba más a su pene dentro de ella mientras seguía gimiendo, tragando saliva y robando el aire de la habitación, se enganchó con rudeza en su cuello, Enrique se apoyó en la cama y comenzó a tirarla con más fuerza, Nicole comenzó a gritar. El sonido se guardaba en cuatro paredes, reventaba su piel, se escuchaba un -plap- muy intenso, se detuvo, levantó a Nicole y ella se sentó encima de él mirándolo, se penetró nuevamente y ambos sentados comenzaron a moverse.

Ella no quería separarse, se aferraron aún más, el acto de placer estaba llegando a su clímax, sigue así, te gusta mucho, lo miraba. ¡Sí!, Nicole se empieza a mover de arriba abajo mientras Enrique trata de darle el ritmo correcto sonriéndole el derrier al moverse, Nicole se desespera, se eriza, acelera el ritmo, se  descontrola, pellizca con un impulso grande, sus paredes vaginales se comienzan a contraer, ella abre la boca se acelera sin control, cambiando un suspiro con grito al cielo mientras sus piernas no pueden moverse y se cruzan sobre el torso de Enrique, el clímax que sentía era muy intenso, su primer orgasmo sexual se estaba haciendo presente, grita y el suspiro acelerado juega con ella, Enrique siente como esa presión lo incita a que él se moviera y era tanta, que no se contuvo provocando su eyaculación dentro de Nicole.

– Mierda que es, pregunta ella,
– ay, no, me estoy viniendo-,
– qué rico se siente
– está calientito – responde Nicole

Enrique no puede responder, está llenando a Nicole mientras ella cierra los ojos y captura su momento de placer a ojos cerrados, ambos se detienen, se miran, se ríen.

– Esto se siente tan bien, puedo sentir como vibra tu pene.
– Acabo de llegar, ahora está sensible.
– Creo que yo también.- responde Nicole
– Esto fue…
– ¿Diferente? ¿rico? ¿asombroso?
– Fue todo eso y mucho más.- Responde con voz cansada

Nicole se agarra del cuello de Enrique y comienza a besarlo, pero no con un beso cualquiera, si no con uno tierno uno que para ella era de amor, se despega de él y observa como las gotas de sangre estaban ahí. Se levante y se dirige al baño mientras Enrique trata de sacar la sábana que se había manchado.

Nicole coge el papel higiénico, se limpia, se lava e ingresa al inodoro, ella siente un líquido extraño dentro de ella, hace pis y puede ver como algunas gotas de fluido blanco de Enrique comienzan a caer, se levanta se lava y se seca. ¿Puedo bañarme? – Pregunta. Ella abre la ducha y se mete a bañar, comienza a recorrer su cuerpo, perdida en el espacio de su primera vez que aún no podía creérsela, siente un pequeño dolor, pero no es fuerte, se siente cansada. ¡Lo hice! Se dice a sí misma, sonríe y no quiere pensar en nada más, no quiere malograr su momento, se enjabona, se enjuaga, coge una toalla y comienza a secarse, sale del baño envuelta en ella, mientras tanto Enrique entra al baño enseguida y se ducha.

Mientras tanto Nicole se recuesta sobre la cama y lo observa, sonríe y cae su mente en un profundo sueño
Al terminar de ducharse él la observa, durmiendo, y la cubre con la sábana siguiendo con un beso sobre su frente.

No olvides dejar tu comentario para leer el próximo capítulo, escribo una historia diaria 🙂 Si te tocaste leyendo comenta usando este emoji 💦
[/lock_comments]

 

¿MÁS CAPÍTULOS? ÚNETE AL CANAL DE TELEGRAM SIN CENSURA: CLIC AQUI

SÍGUEME EN INSTAGRAM @LIBROEROTICO.OFICIAL

Gracias por leer, espero te hayas mojado :)

¿Disfrutaste esta publicación? Compártelo con tus amigos y recibe una sorpresa.

Comments (105)

  1. karina julio 6, 2020
    • Tt octubre 25, 2021
  2. karina julio 6, 2020
  3. Deilys julio 6, 2020
  4. Lizeth julio 5, 2020
  5. Ara julio 5, 2020
  6. Katherinne julio 5, 2020
    • Ara julio 5, 2020
      • Diana julio 6, 2020
  7. Lupita julio 5, 2020
  8. Ayelén julio 5, 2020
  9. Mariana Vásquez julio 5, 2020
  10. Maria Jose julio 5, 2020
    • fiorella julio 6, 2020

Leave a Feedback!