El hilo negro: Llamada prohibida | parte 3

Luego de la noche tan espectacular que tuvimos, amanecí y solamente pensaba en lo que hoy podría ocurrir, mi cuerpo se estaba haciendo adicto a ella.

Habíamos quedado a las 5 de la tarde, pasaría por ella, y luego iríamos en busca de un lugar donde nuestras pasiones puedan desatar furia sin que nadie nos pudiera molestar. En vez de salir, nuestra salida era disfrutar de ca segundo de éxtasis que nuestras energías nos podrían permitir.

Me alisto con un pantalón jena, zapatillas blancas, un polo y una chaqueta, camino a su casa estaba pensativo, ella tenía novio, no le daba mucha importancia porque no era yo el que cruzaba la línea, sino ella, pero tenía aún esa pequeña espina, sin embargo a la vez era muy excitante.

Al llegar toco el timbre y sale su hermano, tenía aproximadamente unos 13 o 14 años,
Hola, ¿Está Alexa?
Si – responde

Alexa baja de su habitación y se acerca

– Hola Alexa
– Hola Adrian
– Ven pasa
Se notaba muy solitaria la sala
– ¿no hay nadie en casa? – le pregunto

– No, mis padres han salido

– Oh, entiendo, pero ¿no íbamos a salir?
– Si pero debo esperar que lleguen mis padres, se acaban de ir hace 15 minutos
– uh mm , mala suerte ¿y ahora? – la quedo mirando

Ella entiende mi mirada y responde

–  No Adrian, esta mi hermano

– ¿y?

– ¿Qué tienes? No se puede

– ¿cómo que no? ¿Si le damos su propina puede irse a comprar o a jugar?

– ¿Y si le dice a mi papá? Porque si él se va tú te quedarás

– Calma, yo me voy un rato, tú le das la propina y luego me haces pasar, así no se daría cuenta.

– ¿Para eso si tienes ideas no?

–  Ja, ja, ja siempre tengo ideas -río

El plan era sencillo,  salir de la casa, fingir que me voy, y ella tendría que convencer a su hermanito para que saliera de la casa a jugar con sus amigos, ¿y qué adolescente no le gusta salir y más aún con dinero?

Me retiré y observé a lo lejos que su hermano salió y se encaminaba por ahí, esperé unos minutos y Alexa me llamó, abrió la puerta e ingresé, teníamos toda la casa absolutamente para los dos, ella vestía una blusa color blanco y una falda corta negra tableada.

– Vamos a mi habitación – ella dice

– ¿Para qué?, si tenemos la sala, le digo

– Eres un pervertido

– Y tú una enferma

– No pierde tiempo ¿no?
– Jamás pierdo tiempo

La agarré por la espalda y la arrinconé detrás del sofá

-Oye no tan rá….

Nos besamos, ella apoyándose sobre el mueble, nos pegamos fuertemente, gimió un poco, sus labios y los míos no esperaban más, estábamos realmente ansioso por nuestros deseos otra vez.

Contenido Bloqueado
Este contenido esta bloqueado, agrega un comentario para desbloquearlo!

Gracias por leer, espero te hayas mojado :)

¿Disfrutaste esta publicación? Compártelo con tus amigos y recibe una sorpresa.

Comments (92)

  1. Mariela marzo 1, 2016
  2. Valeria febrero 29, 2016
  3. Vicky :3 febrero 29, 2016
  4. Lau febrero 29, 2016
  5. mary vilca febrero 29, 2016
  6. maria febrero 29, 2016
  7. Jalomit febrero 29, 2016
  8. maritza Mondragón Ramírez febrero 29, 2016
  9. Antony febrero 29, 2016
  10. Dn febrero 29, 2016

Leave a Feedback!

error: Contenido Protegido copyright (©) 2020 | Normas legales