Sumisa y sexo por whatsapp | parte 1

La incertidumbre de vivir en un mundo donde cada persona habla de más y se mete en todo, pero esconde secretos turbios me da asco.

Nací un 15 de febrero y mi vida siempre ha sido aburrida, concentrada en el celular, platicando con amigos y con poco permiso para salir cuando aún iba al colegio, he crecido viendo videos de youtube, facebook, y donde los chicos comparten porno por WhatsApp, además yendo a pequeñas fiestas donde mis amigas reían de estar con uno o más chicos, mientras yo construía una mentalidad más abierta, más inteligente y más aventurera, estaba cansada de la misma rutina, ir a la universidad, llegar a casa para estudiar, platicar con mi mamá, mi hermana y ver en internet a youtubers.

Mi enamorado o saliente no sé cómo llamarlo ahora, con quien me veía a diario, me hacía entre comillas feliz, pero no era tanto como yo quisiera, era un chico guapo, 1 año mayor que yo, pero no sé, sentía que me faltaba algo más, algo que le ponga esa chispa de desesperación.

En la intimidad no era una experta, con él era lo clásico, yo abajo y él arriba y aunque yo gemía y la pasaba bien, no me sentía completa, hacía falta esa emoción que a veces escuchaba de mis amigas cuando comentaban de sus novios que eran mucho más mayores que ellas.

Me gustaba leer, y dentro de las historias que había leído, me encantaba el género erótico, pero no ese género donde te pintan estrellas de romance y relaciones sexuales, sino ese rudo, el que deja marca y gritan de mucho placer, la dominación. Había leído mucho sobre BDSM o sadomasoquismo, me excitaba ver a esas chicas amarradas y como les daban de látigos, como las ahorcaban y se las metían, como las cacheteaban o escupían, como gritaban de placer, ese comportamiento violento o rudo me hacía sentir tan enferma, curiosa y llena de adrenalina ,y de probarlo, ¿pero con quién? Decirle a mi novio me daba vergüenza, y además de modosito y tranquilo, no creo que acepte hacer esas cosas, puesto que me cuida mucho, y si no pudo hacerlo durante más de 2 años lo dudo ahora, además nunca dio una señal de tomar la iniciativa a algo nuevo.

Me metía a internet a buscar más información del BDSM , sadomasoquismo , y el sexo rudo, veía muchos videos que se notaban apetitosos,si soy toda una enferma, pero era mi secreto, tenía algunas amigas que también contaban algunas experiencias así fuertes, pero me hacía la tranquila que yo nunca lo haría, googleando por curiosa encuentro una página que daba masajes, el anuncio decía lo siguiente “masajes estimulantes y fantasiosos para damas” me llamó la atención e ingresé, dentro la página muy profesional, y llamativa ,había una sección que decía, «servicio de fantasía erótica». Al ingresar la página me dió una sensación de éxtasis y miedo por no saber que hacía aquí, seguí leyendo y decía lo siguiente:

Hola, bienvenida a esta página de fantasía, ya no tienes escapatoria , así que prepárate para ser castiga, con mi servicio prémium despertaré tu lado salvaje de perra y haré que seas una insaciable en la cama, la dominación es mi talento así que si quieres ser una sumisa amarrada y follada salvajemente y que despierte tu instinto animal continúa leyendo las reglas:

  • Este servicio puede que te cueste como que puede ser gratis, depende como me obedezcas
  • Una vez que comience no habrá salida ni escapatoria, serás mía
  • Debes cumplir las indicaciones la pie de la letra o simplemente no servirá
  • Si eres una aburrida o miedosa, salte de la página, no es para ti, aquí solo quiero sumisas deseosas de placer o que quieran descubrirse ellas mismas.
  • Podemos hacerlo por videollamada o presencial, dependiendo las circunstancias
  • Por último y lo más importante todo queda entre tú y yo, esto es un secreto eterno, y un acuerdo formal que ambos conservaremos y nadie debe enterarse. Estaré las veces que quieras que te de placer y enseñarte.

Para empezar escríbeme al número WhatsApp haciendo clic en este enlace:

Clic para contratar el servicio

y sigue las indicaciones, si no estas segura no escribas, te bloquearé por rebelde.

No podía creerlo, un servicio para ser la sumisa de alguien que no conocía, que loco, pero ¿será verdad?, y por otro lado que miedo. Y si son secuestradores o alguien loco , no, no, sali de la página y me fui a mis clases por zoom.

 

Mientras estaba en la teoría de mi clase de economía, ese bichito de curiosidad no me dejaba en paz, esa página, esas reglas, ese mensaje y de no saber que podría pasar ¿quien seria , mujer, hombre, viejo? Hay no, pero ay no, no sabía que pensar, tan solo me daba tanto morbo imaginar que alguien desconocido pudiera dominarte, y recordar esos videos donde la pasaban tan bien lleno de placer, nalgadas, jalas del cabello, me humedecía, mi mente no me dejaba tranquila, tenía que saber más, ingresé de nuevo a esa página que estaba en mi historial y leí nuevamente las indicaciones. ¿Escribo o no escribo al WhatsApp? ¿Y cuánto costará? ¿Si solo pregunto por curiosidad? Pero ahí dice que me bloquearan si dudo, ay no sé que hacer, bueno al final si escribo y veo como va nada me pasará total es chat.

 

En plena clase, agarre mi celular, agregue el número +51914333579 y le escribí al WhatsApp,

«Hola» , escribí, espere unos minutos y nadie contestaba, waa , que estafa ¿entonces sería una mentira? Vaya decepción, pasaron 5, 10,15 minutos y ninguna respuesta, definitivamente me emocioné en algo tan tonto que no daba cabida a nada , así que me puse a prestar atención a mis clases, era demasiado bueno y morboso para ser verdad.

 

Terminando de estudiar y un poco cansada, ya eran las 11 de la noche así que me dispuse ir a dormir, ya no pensaba nada, me fui a tomar un baño de agua caliente y me relaje un poco, mi piel trigueña clara estaba zombi, erizada y decepcionada, solo quería ir a la cama y no tener ningún pensamiento de nada, me sentía muy estresada, acomodo mis frazadas, mi colcha, y de repente mi celular suena una notificación, abro WhatsApp y veo el chat que decia

 

¡Que mierda leían mis ojos! Un idiota tratando de controlarme, pfff, que estúpido, a mí con esas, me quede pensando por un momento, si entré a un anuncio de dominación, ¿eso es lo que trataba no? , pero seguir o no seguir, estar dispuesta a obedecer o no, pagar o no pagar, pero eran 3 soles, además decir eso por audio ¡qué vergüenza!, pero de por sí había un contrato de confidencialidad, de fidelidad y de esclavitud, el  morbo por las reglas y la seriedad era muy imponente, quería sentir esa sensación.

Las paredes de mi cuarto , la ventana cerrada, todo estaba en completo silencio, solo yo, mi cama, el celular y este ser dominante que tenía presente.

Respiré y me atreví a  escribirle

¡Este contenido está bloqueado!
Comparte 1 veces en WhatsApp para desbloquear el contenido.
Espere 3 segundo...

87 comentarios en «Sumisa y sexo por whatsapp | parte 1»

  1. Oh vaya, nunca creí llegar a leer algo como esto, realmente te atrapa y quieras o no te incita a seguir y seguir para saber mucho más de trama.
    De verdad que todo a sido tan inesperado pero es perfecto.

    Responder

Deja un comentario

error: Contenido Protegido copyright (©) 2020 | Normas legales

¡Suscríbete a mis historias hot 🔥!

Escribe tu email y recibe las historias en tu correo 100% sin censura 😈

Gracias por suscribirte :D