Cogiendo a la Chica de limpieza | El hilo negro

Nuestros deseos entre Alexa y yo nos dominaban cada vez más, los mensajes que intercambiamos tenían una sola finalidad “coger”, estábamos entrando en la línea donde disfrutábamos cada segundo que pudiéramos, a ella no le importaba aprovechar el tiempo que se había dado con su enamorado para vernos. Se sentía muy libre en sus palabras, en sus expresiones, quería seguir experimentando más y yo también.
Pero los lugares se habían complicado, su casa y mi habitación estaban vetadas, la familia no permitiría poder dar rienda suelta a nuestras pasiones, siempre había gente,  así que decidimos salir a uno de esos lugares donde penan de noche, un hotel, digo penan por los  —  ah, ah, ah  —  que no dejan dormir.

—Alexa te espero a las 6 en el parque
—Está bien, me he puesto unos modelitos a ver si te gustan
—¿Te gusta verme sufrir no?
—Tal vez… me gusta que me desees
—malvada me quieres ver sufrir
—obvio, me encanta verte así
—¿Babeando por ti?
—Tal vez  —  se ríe

Nos encontramos en el parque acordado, ella estaba vestida con una casaca verde abierta  con capucha y un polo blanco, un jean rasgado azul oscuro, unas zapatillas blancas, sus labios color vino, se veía muy tumblr, con una mirada de mala, me encantaba, yo acentuaba una camisa celeste abierta, un polo blanco y un jean negro
—¡Estás hermosa!
—Gracias
—Lista para comer
—idiota  —  ríe
nos acercamos y nos comenzamos a besar, de inmediato nuestros labios se pegaron no querían separarse, nuestras manos comenzaron a jugar por la espalda y cintura , nos juntamos aún más.
—Se ve que tienes ganas  —  le digo
—jajaja idiota , cierto después
—quiero que me acompañes
—¿Acompañar? ¿ a dónde?
—Tengo que ir a la casa de  mi abuela
—ahí está tu prima
—si
—mmmm… interesante
—¿Qué dijiste?
—Que me da cólera tu prima, siempre está a la defensiva
—ash tú siempre peleando con ella
—¿Bueno vamos?
—uhmmm ya, ¿imprimiste la promoción?
—Si aquí está

Habíamos buscado una promoción en internet que nos permita costear un buen hotel, no tan caro, pero que tenga las comodidades necesarias.

Llegando, era un hotel de aproximadamente 14 pisos, con lunas por todos lados, una entrada de mármol,  nos dirigimos a recepción:

—Hola, buenos días, señorita llegamos por la promoción
—Hola , si dígame ¿cuál es el código de su reserva?

Alexa y yo nos miramos frente a frente con cara de sorprendidos
—¿Reserva?
—Si, ¿hicieron su reserva como indica la promoción?
—Pues… no mmm..
—Tienen que hacer su reserva mínimo 24 horas antes, si no no podrán atenderse
—rayos,  pero no tiene una habitación para valerlo
—mm no en estos momentos no
—pero …
—No puedo hacer nada, sin reserva  no se puede
Alexa y yo fruncimos nuestros labios y tuvimos que salir del hotel, no podíamos hacer la reserva, habíamos tenido tantas ganas que nos olvidamos de lo principal, reservar antes de ir.

Estábamos muy calientes que no podíamos aguantar mucho, queríamos coger,  hacían 2 semanas que no teníamos intimidad y nuestros cuerpos se habían acostumbrado a vernos casi seguido
—  ¿Ahora que hacemos?
—  Aquí afuerita
—  calla tonto
—  hay mucha gente
—  a ya ves…
—  jaja si, pero no, no, quiero un hotel
—  vamos a otro entonces
—  uhmm ya, pero a cuál —   mira allá hay uno  —  me señala con el dedo

Era un hotel de 3 estrellas, tenía buena apariencia, medio rústico, no tan moderno, no sabíamos cómo era por dentro, al acercarme a la recepción, la señorita con porte A1, cabello pintado de rubio y lentes de secretaria nos atendió

—Buenos días, nos da una habitación por favor
—Tenemos una oferta con jacuzzi solo poca la mitad
—uhmmm  —  Alexa y yo nos miramos
—me parece bien  —  digo yo
—así jugamos en el agua  —  le susurro
—ella ríe

La chica de recepción estaba alegre, nos sonrío y nos dío la habitación 704 , comenzamos a subir apresurados por las escaleras, no quisimos esperar el ascensor , Alexa por delante y mientras subía le pellizcaba el trasero,
—oyeee…
—ja, ja, ja  — río
llegamos al segundo piso, nos detenemos, la arrincono contra la columna debajo del sticker de SISMO, nos besábamos y mis manos recorrían todo su cuerpo, al llegar a sus nalgas las agarraba muy fuerte, eso le gustaba, piso tras piso comenzamos a repetir lo mismo, arrinconados, agarrándonos, pellizcando, felizmente me percaté que no había cámaras viéndonos.

Llegamos al piso 6 y cuando la arrincone contra la columna, sale la chica de limpieza de una habitación, y tuvimos que disimular y continuar subiendo, la chica era bonita, tenía el cabello castaño amarrado con cola, un uniforme plomo de dos piezas, pantalón y blusa, tez trigueña, no tan oscura, me atrajo, la calentura me hizo tener un pensamiento morboso con ella, continuamos subiendo y llegamos a la habitación.
La puerta era marrón, ingreso la llave para abrir, no se puede, la calentura nos gana, hago más presión sobre la manija, suena, abro la puerta y jalo a Alexa hacia adentro, no podemos detenernos la arrincono contra la pared color crema, quedándonos frente a frente ,recorro la parte lateral de su hermoso cuerpo con mis manos, su casaca  verde se estira, presiono con fuerza sus muslos, comiéndonos a besos, desliza sus manos sobre mi cabeza, me presiona contra sus labios, no podemos más, la volteo y presiono mi bulto sobre su trasero, ella se inclina un poco sosteniéndose de la pared, me echo sobre ella colocando mis manos sobre sus pechos y como si la penetrara nos comenzamos a sobar
—  uhmmmf .. Rico
—  delicioso —  le digo
nos presionamos mucho que nos comenzamos a mojar, le desabotono su pantalón, deslizó el cierre, ella se estremece, la tanga blanca que tenía puesta esta que la domina,  —  me encanta  —  pronuncio  —  se la jalo con los dientes y la deslizo con mis manos, me agacho brindándole besos sobre su cadera,  —  su rostro delira —  sus gemidos van apareciendo
—  muérdeme
—  es lo que iba a hacer
—  vamos muérdeme
aprovecho a bajar mi lengua en sus muslos, saboreando  presionándolos con mi mano y suavemente deslizando mis dientes mientras los clavo con furia
—au
—¿Te duele?
—no, sigue uhmmf
Comienzo a comerme sus nalgas, siento la humedad cerca, mientras ella se retuerce, — uhmmf — su rostro se calienta, presiona sus labios mientras trata de sostenerse de la pared, me levanto, me desabrocho el pantalón, lo bajo, mi miembro sigue parado, deslizo mi boxer negro y mi pene ansioso por penetrar, lo agarro y me masturbo un poco sosteniéndolo con fuerza y viendo mi humedad lubricar, está muy duro, abro sus nalgas me posiciono en su vagina, la siento caliente, siento mojada, empujo con fuerza y siento esa presión tan deliciosa
—se siente muy caliente
Se la empujo con fuerza
—uhmmf , si .ujum.. me gusta ujum…
Le levanto la capucha y ella …
—¿Por qué me levantas la capucha?
—siento que eres una niña rebelde y te doy con fuerza
—¿Castigará a esta niña?
—si
—toma  —  le doy una palmada
—así uhmmf ujum.. Así castígame
—Au… ujum —  otra palmada en su muslo
el sonido retumba a las ventanas polarizadas, las cortinas vino no se elevan, la sabana de la gran cama de 2 plazas con diseños floreados guinda está esperando nuestros cuerpos, deseamos más, de pronto jalo la cabeza de Alexa un poco hacia atrás mientras se encorva y  besarla
—Adrian mira…
—carajos…
la puerta estaba abierta, no recuerdo haberla cerrado, quizás el aire o no sé que la comenzó abrir, pero eso no era lo raro ,podíamos notar una mirada observando de reojo nuestro acto, la chica de limpieza estaba ahí, viéndonos disimuladamente, Alexa se quedó quieta, y yo me apresure a quitarme el pantalón para poder caminar a cerrarla, la chica se da cuenta y se aparta a un lado.

—Adrián espera
—que…
—¿Por qué nos veía?
—Pues porque la puerta estaba abierta
—no tonto , ¿por qué simplemente no se fue?, no hemos estado haciendo esto por unos segundos
—uhmm tienes razón, tú crees que…
—si, yo creo que sí pero..
—Hay que dejar la puerta abierta y llámala —  le susurro al oído
—amiga. Amiga. Amiga de limpieza…
—No viene
—a ver espera
Alexa se termina de quitar la ropa interior y el jean, solo saca la mitad de su cuerpo por la entrada de la habitación asomándose al pasadizo.
— amiga …
la chica estaba casi por bajar la escalera
—amiga puedes venir un ratito, es que tenemos un problema— habal con fuerza
la chica se intimida, lo piensa, observa a Alexa, deja el carrito de sábanas y toallas a un lado, y comienza acercarse. Alexa corre hacia dentro se posiciona agarrándose de la pared como perrito inclinado y yo detrás de ella, en eso la chica se asoma.
—Amiga ¿qué opinas de esto?  —  dice Alexa
Agarro a alexa de la cintura y comienzo a metérsela con fuerza, ella comienza a gemir mientras la chica de limpieza nos observa, Alexa la mira a los ojos presionando los labios, y gimiendo mirándola, la chica no dice nada, solo observa
—no tengas miedo, entra un poquito más
la chica no quiere,  —  vamos ingresa un poco , nadie te va a comer  —  ríe
—  vamos junta la puerta
la chica no hace nada
— vamos junta la puerta y dime qué opinas  —  dice Alexa

sigo penetrando, la cojo del cabello y la jalo hacia atrás
—  Uhmf… Uhmf ujum… —rico —repite Alexa

mi miembro se endureció más de solo ver a la chica observándonos, su cara estaba roja de ver el espectáculo que le estábamos dando.
—Vamos mi perrita vamos,
—ujum si dame … Dame duro…,
comienzo a darle nalgaditas, subo mis manos levantando su polo blanco y dejando los pechos con su brasier blanco al aire, quiebro a Alexa hacia atrás mientras acaricio su cuerpo y como su cuello, estamos casi erectos, parados, recorriendo su cuerpo, desabrocho su brasier, y lo quito, sus senos rosas están al aire, sostengo su polo,
—te gusta como me da ujum… esta rico  —  dice Alexa
me detengo, saco mi pene comienzo a mostrárselo desde donde estoy, comienzo a masturbarme frente a ella, ella lo mira, no dice nada, Alexa sigue recostada, se lo posiciono en su apetitosa vagina mojada, y comienzo a sobarme en su cóccix, veo que la chica sube una mano como avergonzada, sonríe un poco, de repente  se lo introduzco con fuerza, y comienzo sacarlo lentamente, nuevamente con fuerza y lo saco lentamente
—  ay … ayy….
—  te gusta
me encanta
solo se escuchan nuestras pieles chocar mientras la penetro, mientras la hago mía frente a la chica de limpieza,
—Alexa la llama
—ven, acércate
la chica la mira como diciendo ¿en serio?
—no seas tímida ven acércate  —  repite Alexa
la chica de limpieza se va alejando, parece que se va ir, Alexa se para, la toma del brazo y le dice
—¿te gusto ver?, no seas tímida, ¿te gustó?
—si  —  responde tímida
—No te avergüences, más te gustará jugar con nosotros
se queda muda… cierra sus ojos negros, cojo su mano y la hago tocar mi pene, a sobar, a tratar de masturbarlo, se siente tímida, pero ni bien lo toca, lo coge con dureza  —  despacio —  le digo, Alexa sube a su cuello y comienza a comérselo, la chica presiona sus labios
—Alexa espera
— ¿si? ¿Porqué?
—qué te parece si llamamos a alguien más como para ser 4 y así nadie se pierde nada,
—¿cuatro?
—sí ¿qué dices? así nuestra nueva amiga no perderá ningún segundo
—¿a quién?
—llamaré a Ricardo
—¿a Ricardo?
—si ¿por qué?
—no por nada…
uhmmm

íbamos a ser 4, quienes ya no haríamos un trío sexual, si no un cuarteto, una fusión de cuerpos en vivos, de parejas, nuestra adrenalina estaba a mil por horas, el solo echo de tener a la mucama, coger chica de limpieza en la habitación del hotel, era una Azaña.

Ricardo era un amigo de barrio, que estaba superando su ruptura amorosa, le tenía mucha confianza, y la abstinencia también lo tenía desesperado, cogí el celular y lo llamé, no demoró mucho para aceptar la propuesta y estaría alquilando una habitación en 15 minutos para no dar sospecha.
La chica de limpieza no decía nada, estaba tímida, con una mano tocándome y la otra sostenida por Alexa. Comenzamos acercarnos lentamente a subir su blusa de uniforme y tratar de levantarla, ella lo bajaba,

—relájate  —  le digo —  ¿cuál es tu nombre?
—Johana
— lindo nombre
comenzamos a acariciarle los pechos mientras ella ya nos miraba con más confianza, sus labios recorrían los míos y los de Alexa, era un trío de lenguas saboreando nuestros deseos, estábamos muy excitados, la chica de limpieza iba a jugar con nosotros, Alexa corre y cierra la puerta con seguro.
—no puedo demorarme mucho  —  dice Johana
—no te preocupes, el tiempo ni lo sentirás, es más, querrás renunciar por nosotros
desabroche su blusa de uniforme, su brasier de animal print era bonito, piel de tigre parecía, se desabrocha, deja caer en la alfombra , y ante nosotros 2 pechos trigueños con unos pezones duritos color marrón, formados y en punta, se los comenzamos a acariciar, ella nos miraba, su risa ya coqueteaba con nosotros, unos  —  uhmm. —   se escuchaba, mi mano no quería esperar más, y la bajo a su entrepierna, ella se retuerce un poco, le hago presiones con los dedos sobre su uniforme, puedo sentir que se calienta, está muy suave, ciento el encaje que trae, me encanta sentirla, siento sus labios, le presiono aún más, emite gemidos de placer, se está excitando más aún, me encantan sus sonidos  —  ujummm.. ay —  —  dice Johana
Alexa comienza a observar, ve como la disfruto, ella le acaricia su cuerpo, y Johana comienza a tocarnos, me sigue masturbando con más fuerza mientras Alexa la besa sin control.
Me agacho y le bajo el pantalón y dejo al descubierto su encaje marrón, un boxer realmente sexy, me encantaba.
—Que rico —  le digo
ella sonríe mientras besa a Alexa, mis manos siguen jugando en su entrepierna ahora más suave, puedo notar como sus bellos íntimos se traslucen por su encaje, tiene poquitos, ella emite suspiros, las sábanas ruegan por nosotros, pero me niego a llevarla ahí, seguimos parados, la arrincono como estaba Alexa , de espaldas contra la pared y cogemos sus nalgas de Johana,  —  au…mmm..  —  emite un gemido delicioso
—¿te gusta? —Le pregunto,
Alexa  y yo acariciamos sus muslos, y comenzamos a castigarla con nalgadas, cada vez más fuertes
—si.. uhm, ujum…  —  ay si… así, vamos así…

Contenido Bloqueado
Este contenido esta bloqueado, agrega un comentario para desbloquearlo!

48 comentarios

  1. Me enganche de principio a fin,un capitulo excitante, pero me dejaste con muchas ganas… de saber que pasa despues, espero la continuación.

Deja un comentario

error: Contenido Protegido copyright (©) 2020 | Normas legales